Blog

Zerif supports a custom frontpage

Prostitutas callejeras barcelona niñas prostitutas cuba

prostitutas callejeras barcelona niñas prostitutas cuba

Después de su pequeña actuación, si no lograra que el tipo caiga en el jamo, Taimí se sincera. A muchos no les gusta pagar prostitutas. Me dejo seducir, ni siquiera pido dinero. Por la pinta, deduzco que el punto cliente tiene billete. En el mundo de la prostitución habanera existe una diversidad de trucos que ni Houdini. Las jineteras comenzaron a brotar como flores silvestres en Cuba a mediados de los años 80 del siglo pasado.

Aunque el Estado benefactor de Fidel Castro garantizaba media libra de carne de res por persona a la quincena, no escaseaba la leche y todavía se tomaba café sin mezclar con chícharos. La llegada de turistas occidentales trajo consigo la apertura de restaurantes gourmets y tiendas en dólares con mercaderías del "enemigo imperialista".

Las prostitutas no desaparecieron tras la llegada al poder de los barbudos. Es un mérito indiscutible del Gobierno revolucionario la inserción social de Muchas, en cursillos exprés, aprendieron corte y costura, se convirtieron en taxistas o trabajadoras agrícolas. Pero la necesidad económica y el machismo tropical llevaron a otras mujeres a prostituirse sutilmente. Entonces, surgieron secretarias con figura de modelos , amantes de "esforzados dirigentes revolucionarios" o madres solteras con varios hijos y sin dinero que por dos latas de carne rusa y Levi's se acostaban con un técnico soviético, un refugiado político chileno o un estudiante angolano.

El pistoletazo de arrancada a la nueva espiral de prostitución aconteció en la década de La meta es iniciar un noviazgo, aunque sea a distancia, recibir transferencias bancarias y la promesa de sacarlas del país. La prostitución en Cuba es una actividad de lucro con un barniz de descontento político. La expansión vertiginosa del jineterismo ha creado varias clases. Las hay de caché, como Taimí; de clase media, que cobran hasta 30 cuc la noche; y de clase baja, que por 10 pesos convertibles son "novias" por 24 horas.

Chicas que cobran 50 o 60 pesos 2 o 3 dólares por una "completa" sexo en todas sus facetas. También por un gramo de cocaína, dos brevas de marihuana y un "magacín" tira de Parkisonil. Los " pingueros " "prostitutos" tienen su franja de mercado asegurada.

Enrolados en grupos juveniles, merodean por los alrededores del club Las Vegas, en Infanta y 25, y por otras zonas de El Vedado. Se prostituyen por 40 pesos unos dos dólares. En bares de particulares, discotecas de calibre, o desde el 2 de noviembre en la Feria Internacional de La Habana , las jineteras de alcurnia o de clase media son plaza fija. Les mostramos estas realidades sexuales alternativas. Dos de cada diez alumnos padecen maltrato físico o psicológico continuado por parte de uno o varios compañeros durante su época de estudiante.

Andrea Cedeño fue agredida por la Policía Bolivariana mientras ejercía su profesión como periodista: Humberto intenta recuperar la correspondencia que un soldado inglés le quitó cuando era prisionero en la Guerra de las Malvinas. Una modalidad de boxeo ancestral, antiguamente prohibida, se convierte en una salida profesional para los camboyanos sin recursos que salen de la calle a puñetazos y patadas voladoras.

Bienvenidos a la Dark Web. Cuatro jóvenes boxeadores se enfrentan a la vida sobre un ring. Pese a las dificultades con las que se encuentran, no dejan de pelear por seguir hacia delante.

El 8 de marzo las mujeres de todo el mundo reivindican su papel en la sociedad. Todavía son muchas las barreras que superar.

Conoce la historia de Noelia. Los mexicanos han dejado a un lado el sueño americano y ahora prefieren a España como nuevo destino para alcanzar sus metas. Publicación 28 de octubre,

prostitutas callejeras barcelona niñas prostitutas cuba Y pz debería de tomar cartas en el asunto con esa porquería de su primo! La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Naomi espera sacar de promedio unos 3. Entonces, surgieron secretarias con figura de modelosamantes de "esforzados dirigentes revolucionarios" o madres solteras con varios hijos y sin dinero que por dos latas de carne rusa y Levi's se acostaban con un técnico soviético, un refugiado político chileno o un estudiante angolano. No le hizo caso.

También por un gramo de cocaína, dos brevas de marihuana y un "magacín" tira de Parkisonil. Los " pingueros " "prostitutos" tienen su franja de mercado asegurada. Enrolados en grupos juveniles, merodean por los alrededores del club Las Vegas, en Infanta y 25, y por otras zonas de El Vedado. Se prostituyen por 40 pesos unos dos dólares.

En bares de particulares, discotecas de calibre, o desde el 2 de noviembre en la Feria Internacional de La Habana , las jineteras de alcurnia o de clase media son plaza fija. Ya Taimí se prepara para la ocasión. Por eso estoy afinando mi inglés ", dice risueña.

Durante 56 años, el régimen cubano ha vendido una narrativa de sociedad diferente al decadente capitalismo occidental. Pero la Cuba del siglo XXI atrae a los turistas por tres motivos: Nació en La Habana, el 15 de agosto de En se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. A partir del 28 de enero de empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog.

Arte y Cultura Entretenimiento. Ciencia y Salud Tecnología. TV Martí Vea en Vivo. Radio Martí Escuche en Vivo. Prostitución en La Habana. Para Adobe Flash Player. Embed share Prensa internacional habla de prostitución infantil en Cuba. Embed share The code has been copied to your clipboard.

The URL has been copied to your clipboard. No media source currently available. Tu opinión Mostrar los comentarios Cargando los comentarios SOS para los valores morales en Cuba.

Se enorgullece de poder mantener a su familia sola. Entonces voy viendo cómo me la rebusco porque tengo dos hijas y no me gustaría que a ellas les pase lo mismo como lo que me pasó a mí. En Guatemala se registran 22 violaciones diarias denunciadas. Hay que poner atención a la influencia del contexto para que una mujer o adolescente tomara la decisión de trabajar bajo estas condiciones.

Su situación social y económica, la falta de presencia del Estado y de acceso a servicios, son factores que las empujan. Crecer en un lugar de escasos recursos, ser víctima de violencia física intrafamiliar, ser víctima de abuso sexual y un embarazo forzado son características que construyen un contexto de vulnerabilidad en donde niñas y niños crecen sin oportunidades y con un proyecto de vida limitado. El trauma en este caso es doble, porque no solo es víctima de violencia sexual de un familiar, sino también de un embarazo forzado, explica Geraldina Barreno, psicóloga de la organización Mujeres Transformando el Mundo.

La vulnerabilidad es clave. En la víctima genera consentimiento por necesidad. Para el tratante el proxeneta genera la oportunidad de explotación. En esto consiste el delito. Aparte del delito de facilitación de prostitución, el abuso de una situación de vulnerabilidad con fines de explotación sexual anula cualquier consentimiento aunque la persona sea mayor de edad.

Óscar, mi jefe, sí sabía, pero no me dijo nada. El cliente me pidió sexo anal, y le dije que no. Como pude, me defendí. Todavía me dijo que así le gustaban las mujeres, pegonas. A la par de la cama, hay un botoncito por cualquier emergencia. Eso no lo saben los clientes. Logré apachar el botón, pero ya me había dejado el ojo morado. Es grande, tiene unos sus 50 años, moreno. Con un hombre así, siente uno que se va a morir.

Es raro porque se viste bien. Y pensé, por lo menos éste no me va a tratar mal. Pero sí es bien grueso. Dicen que trabaja en un banco, aunque yo no creo. Sólo en una noche puede gastar hasta Q5, Un día se juntaron todas las mujeres en la casa cerrada para pedirle a Óscar, el proxeneta, ya no dejara entrar a este cliente.

Todas le tenían miedo. Les respondió que si ellas iban a pagar lo que él consumía, ya no lo dejarían entrar. Un año después encontraron el cuerpo de la mejor amiga de Mishelle sin vida entre sangre y colmillos de cocaína. Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Estaba en uno de los cuartos privados de la casa cerrada. Otro cliente la había matado. Este cliente frecuenta la casa cerrada todavía.

Mishell trabaja 75 horas a la semana. Entre lunes y miércoles, de 3 de la tarde a 2 de la mañana. Gana de sueldo base un tercio del salario mínimo. Su proxeneta explotador sí gana bien. Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge.

Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal. Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal. Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas.

Q al mes de guardería de la niña grande. Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada. Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo. Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida. Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras.

Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas. Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas.

Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día. Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan. Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero.

Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía.

Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada. Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual.

Y el Estado tampoco podría asegurar su vida. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles. Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero.

Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella. No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada. Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma.

Ya no soy yo, soy otra. Al principio se sentía raro, pero ya no. Ahora hasta nos tomamos fotos. Es corto, pegado, de encaje negro. Dice que nunca usaría ni el vestido ni el maquillaje afuera de su trabajo. Pero tres días después el hombre regresó. Me bajé del escenario y le dije al dueño que no podía ir. Cuando le expliqué por qué, me dijo: Llamó a Andrea del camerino.

Andrea en este entonces tenía 16 años y se quedó con ellos varias horas. Le preguntaron mucho sobre Mishelle. No le hizo caso. Sus sonrisas son breves, incómodas. Tiene un leve olor a alcohol. Viene directo de su trabajo, donde toma con los clientes.

Pero son las 6 de la tarde. Normalmente no saldría hasta la madrugada. Sus ojos claros, de color miel, logran ocultar lo que pasa por su cabeza. No quiere responder al principio qué le pasa o por qué la dejaron salir un lunes. Trabaja en las camionetas, de ayudante. Josué empezó a trabajar con su hermano en las camionetas. Todo iba tranquilo, me estaba ayudando. Entonces yo tengo mis sospechas… Porque así de la nada, Josué desapareció. Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo.

Se escucha en su respiración. Yo no sabía nada de lo que había pasado. Me quedé así, no lo puedo creer. No entiendo por qué. Le estaban extorsionando a la camioneta, pero a él no. Porque no hubieran llegado solo a darle a él, sino que también le hubieran dado al chofer. Y con la llamada de mi primo.

Ahorita voy para su casa. Pero ahora me iré a su velorio a las 8. Y empezó a insultarla por su trabajo como sexoservidora.

0 thoughts on “Prostitutas callejeras barcelona niñas prostitutas cuba

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *